Sandranews.com

Artritis Y Ajo


Artritis Y Ajo


La palabra "artritis" significa inflamación. La artritis reumatoide es una condición dolorosa causada por la inflamación del revestimiento de las articulaciones, mientras que en la osteoartritis, el cartílago en las articulaciones que soportan peso, como las rodillas y la columna vertebral es más frecuentemente afectada. Dolor y rigidez en las articulaciones son síntomas primarios de la artritis. Las propiedades anti-inflamatorias de ajo puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación artrítica.

Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide, una enfermedad autoinmune, es la forma más incapacitante de artritis. Cuando una persona tiene artritis reumatoide, el sistema inmunológico del cuerpo ataca las membranas sinoviales en las articulaciones. Cuando se destruye este aceite lubricante, la inflamación se produce, causando dolor. A diferencia de la osteoartritis, que afecta a las articulaciones individuales, la artritis reumatoide puede afectar a todas las articulaciones en el cuerpo. De acuerdo con el Centro Nacional de Actividad Física y Discapacidad, el ajo es conocido por sus propiedades anti-inflamatorias, que pueden ayudar a disminuir la hinchazón y la inflamación asociados con la artritis. Las personas que sufren de artritis podrían ser capaces de llevar una vida más libre de dolor añadiendo ajo a su dieta.

Las células sanas

Si se toma a diario, ajo trabaja para estimular el sistema inmunológico y mejora la circulación y el flujo sanguíneo. Mantenimiento de la célula sana requiere un nivel suficiente de oxígeno; Por lo tanto, el suministro inadecuado de oxígeno en la sangre impiden que el cuerpo funcione correctamente. El ajo también contiene el mineral selenio, un antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres, que pueden dañar las articulaciones. Los radicales libres se encuentran en los contaminantes ambientales son a menudo responsables de causar el daño característico de enfermedades degenerativas como la artritis.

Ingestión

Pelar los dientes de ajo fresco y los comen crudos o cocidos. Con el fin de obtener el máximo beneficio de las propiedades curativas de la hierba, el ajo debe ser puré o al horno. Comer ajo crudo puede irritar el estómago y el tracto digestivo, por lo que el ajo se deben asar para que sea más fácil de digerir. Ajo cocido también podría ser más eficaz en la protección de las células contra el daño de los radicales libres. Para obtener el mayor beneficio terapéutico, comer varios dientes de ajo cada día. Comprimidos o cápsulas de ajo proporcionan un suplemento dietético conveniente y ofrecen la ventaja añadida de ser inodoro.

Azufre

El ajo, un alimento rico en azufre, juega un papel esencial en la producción de colágeno. El colágeno se necesita para formar tejido de cartílago, que amortigua las articulaciones. El problema es que los niveles de azufre tienden a ser menores en las articulaciones artríticas que en salud de las articulaciones, y el cuerpo no puede producir azufre por sí solo; Por lo tanto, la ingesta de azufre debe provenir de fuentes dietéticas. El azufre en el ajo ayuda a reparar el cartílago y reducir dolor muscular y articular, produciendo un efecto analgésico anti-inflamatorio de las articulaciones afectadas.

Efectos secundarios

Algunas personas dicen que comer mucho ajo les da ardor de estómago o los hace náuseas. Otros podrían sufrir una reacción alérgica cuando se consumen grandes cantidades de ajo. Si usted desarrolla una erupción cutánea, dejar de ingerir ajo y ponerse en contacto con su médico. Debido a que el ajo adelgaza la sangre, tener cuidado con la cantidad de ajo que come si usted toma medicamentos con receta o un medicamento de venta libre como la aspirina que puede adelgazar la sangre. El sangrado puede ser un efecto secundario adverso de consumir demasiado ajo. Informe a su médico si usted toma grandes cantidades de ajo para tratar el dolor, especialmente si usted necesita cirugía.