¿Qué es el metal Fume Fever?

May 15

Fiebre del humo del metal es una forma potencialmente mortal de materiales exposición peligrosa donde las personas inhalan gases tóxicos de los metales calientes. No todos los metales pueden causar esta condición y metales galvanizados son los culpables más probables. Los pacientes inhalan óxido de magnesio y óxido de zinc, ambos conocidos irritantes respiratorios, y pueden desarrollar enfermedades graves. Mientras que muchas personas se recuperan después de la exposición leve, el episodio puede ponerlos en mayor riesgo de infecciones respiratorias como la neumonía.

Las personas desarrollan fiebre de los humos metálicos cuando trabajan en ambientes mal ventilados con metales que se están calentando para proyectos. Hornos, kits de soldadura, y kits de soldadura todos pueden exponer a las personas a los vapores peligrosos. Es importante utilizar la ventilación capucha sobre espacios de trabajo para atrapar y ventilar los humos, para hacer instalaciones metalmecánicas seguro tienen buena ventilación cruzada, y usar respiradores y protectores para la cara, según corresponda. Incluso bajo nivel de exposición puede enfermar a las personas.

Un paciente con un único incidente de la fiebre de los humos metálicos desarrollará escalofríos, náuseas, sudoración, vómitos y dolor en las articulaciones. Algunos pacientes reportan un sabor metálico en la boca, dolor de pecho, cambios en la producción de orina, y una cantidad inusualmente elevada de glóbulos blancos. Un análisis de sangre puede revelar anormalmente altas concentraciones de metales en la sangre. Episodios repetitivos pueden hacer que las personas propensas a graves problemas respiratorios como asma e infecciones pulmonares.

El tratamiento típico para esta enfermedad profesional está descansando en la cama, beber mucho líquido y tomar medicamentos como la aspirina para tratar los síntomas. Los pacientes pueden recuperarse en dos a cuatro días de la fiebre de los humos metálicos. Cuando regresan a trabajar, es importante limitar la exposición a los humos metálicos, ya que pueden ser más vulnerables a futuros episodios de enfermedad. Las personas con antecedentes de toda la vida de trabajo en ambientes mal ventilados pueden experimentar fiebre de los humos metálicos con regularidad, y podrían desarrollar complicaciones de salud graves.

Las leyes de seguridad del lugar de trabajo requieren medidas como una ventilación adecuada y protección respiratoria para los trabajadores. Los supervisores deben asegurarse de que su personal se rigen por las leyes, incluso si el equipo no se siente cómodo o pesado, y deben revisar periódicamente los sistemas de ventilación para confirmar que funcionan correctamente. Es importante capacitar a los nuevos empleados y tener un oficial de seguridad que pueden revisar periódicamente las condiciones de trabajo. Gente corriendo sus propias tiendas y trabajando solo deben tener cuidado cuando se trabaja con materiales peligrosos, ya que pueden convertirse en mareado y aturdido si están expuestos a las toxinas. Esto podría hacer que sea difícil para ellos para tomar las medidas adecuadas para protegerse.

  • Los soldadores están en riesgo de la fiebre de los humos metálicos.
  • Los síntomas gripales pueden ser indicativos de la fiebre de los humos metálicos.
  • Los síntomas de la fiebre de los humos metálicos menudo imitan los asociados a la influenza.