¿Qué es una prueba de tampones?

September 4

Una prueba de tampón es una prueba de diagnóstico que comprueba ciertos problemas en el tracto genitourinario. El paciente inserta un tampón que puede ser especialmente diseñado para la recogida de muestras, lo deja en un período determinado de tiempo, y lo elimina para ser examinados por un médico o patólogo. Esta prueba se puede utilizar para comprobar las fístulas y las infecciones. También se utiliza en la investigación de la vulvodinia, donde los médicos quieren medir los niveles de dolor pélvico en asociación con diversas opciones de tratamiento, con la ayuda de una medida objetiva que puede ser replicado fácilmente.

Si un médico sospecha que un paciente tiene una fístula, una conexión anormal entre la uretra y la vagina o el recto y la vagina, una prueba de tampón puede ser una opción. Para fístulas urinarias, el paciente puede necesitar tomar una píldora que cambia el color de la orina. El paciente inserta un tampón, orina normalmente, y luego lo elimina. Si el tampón es húmedo o descolorida de la orina, esto puede indicar la presencia de una fístula. Procedimientos similares se pueden utilizar para comprobar fístulas rectal. Esta información puede ayudar al médico a determinar si el paciente necesita una cirugía u otros tratamientos para corregir el problema.

En el caso de las infecciones de transmisión sexual, una prueba de tampón puede ser utilizado para recoger una muestra de un patólogo. Esto puede ser necesario si el médico tiene problemas para obtener una muestra limpia, o si un paciente se encuentra en un lugar remoto en el acceso a la salud es limitado. Los pacientes pueden insertar los tampones en casa, empaquetarlas en contenedores previstos, y enviarlas a un laboratorio. El uso de un tampón de ensayo no sustituye a un examen físico completo, pero puede ser útil en algunos entornos. Estas pruebas pueden estar disponibles a través de catálogos en algunas regiones del mundo.

Vulvodinia, una condición asociada con las relaciones sexuales dolorosas, es objeto de investigación para determinar cómo tratar a los pacientes de manera efectiva. Los pacientes en ensayos de investigación pueden ser invitados a una prueba de tampones para medir el dolor asociado con el contacto vaginal y vulvar. Se pueden asignar puntuaciones sobre la base del nivel de dolor, lo que permite a los investigadores determinar cómo varios tratamientos eficaces en el ensayo pueden ser para los pacientes en el mundo real. Estos pueden incluir anestésicos tópicos y otras opciones, junto con placebos.

El paciente debe recibir instrucciones detalladas sobre cómo manejar e insertar el dispositivo de prueba, que en algunos casos no es más que un tampón regular, y cómo eliminarla para su evaluación. Es importante para minimizar la contaminación, para reducir el riesgo de falsos positivos. Los pacientes que experimentan problemas o nota algo anormal durante la prueba debe informar de esto a sus médicos, en caso de que esto tiene una influencia en el resultado de la prueba.

  • Una prueba de tampón puede ser una opción para comprobar una conexión anormal entre la uretra y la vagina.
  • Un tampón regular puede ser utilizado para una prueba de tampón.
  • Algunos laboratorios de patología pueden usar un tampón para detectar enfermedades de transmisión sexual.