¿Qué es una Reclamación Publicidad Falso?

December 29

Una reclamación publicidad falsa alega prácticas engañosas que tergiversan un producto o servicio. Los anuncios contienen información falsa o que engañan a los consumidores podrían dar lugar a demandas de publicidad falsa o fraude. Estas afirmaciones se pueden aplicar a las imágenes y los titulares utilizados en los anuncios, junto con los datos consignados en letra pequeña consideren insuficientes para equilibrar demandas en la mayor parte de la publicidad.

Las leyes en muchas regiones prohíben la publicidad comercial que engaña a los consumidores acerca de productos o servicios. Una reclamación publicidad falsa podría basarse en declaraciones falsas, actuales o lenguaje confuso. Un ejemplo de una falsedad literal podría incluir referencias a estudios clínicos o pruebas que demuestran la eficacia de un producto, o una reclamación afirmando que supera a un competitorâ producto ™ € s.

Una afirmación falsa publicidad podría mostrar procedimientos de prueba inadecuadas o parciales se usaron en los estudios citados. Si otra investigación contradice la información utilizada en los anuncios, sino que también podría dar lugar a una reclamación contra el fabricante. Las leyes que regulan la publicidad, por lo general requieren datos científicos válidos específicos de la mercancía comercializada.

Cuando los competidores presentar una reclamación falsa publicidad, la controversia normalmente termina en los tribunales. Un juez puede emitir una orden temporal en el comienzo del caso condenar al demandado a cesar el uso de ciertas afirmaciones publicitarias. Una orden judicial permanente al final de un juicio podría prohibir el uso de los anuncios en disputa en el futuro.

Agencias reguladoras gubernamentales típicamente presentan reclamos publicitarios falsos en nombre de los consumidores. Estas agencias pueden investigar las denuncias hechas en material de marketing e imponer sanciones civiles o penales a los infractores. Los agentes del gobierno podrían emitir una orden de cese a los fabricantes que utilizan prácticas engañosas para vender productos. Estas decisiones se hacen comúnmente público.

Exageraciones redactadas vagas o ampliamente utilizados en anuncios normalmente están exentos de declaraciones publicitarias falsas. Una empresa que sostiene que sólo utiliza los ingredientes de la más alta calidad, por ejemplo, por lo general hace una afirmación subjetiva que no puede ser probada o refutada. Opiniones utilizados en la comercialización también se permite en la mayoría de las áreas.

Una demanda colectiva podría ser presentada cuando un gran número de consumidores han sido engañados. Algunas de las demandas colectivas más comunes involucran los suplementos dietéticos que afirman tratar o curar la enfermedad. Productos para bajar de peso también podrían dejar de apoyar las reivindicaciones que se profesan en anuncios. Publicidad leyes se aplican a las etiquetas del producto y reclamaciones en la prensa, en la televisión o la radio, y el marketing online. Premios monetarios han sido ordenados en algunos casos, incluidos los reembolsos a los compradores.

Afirmaciones publicitarias falsas también podrían aplicarse a cebo-y-interruptor tácticas utilizadas para confundir a los consumidores. Otras áreas reguladas por el gobierno incluyen la falta de revelar información importante que un comprador debe saber antes de hacer una compra. Estas leyes pueden proteger la salud y seguridad del público o el medio ambiente, y el objetivo de mantener los fabricantes responsables de afirmaciones que hacen.

  • Una reclamación publicidad falsa puede aplicarse a los datos consignados en letra pequeña.